Unidad de Simulación Táctica 101 - Clan España Arma 3 - [WWII Coop 20] Asalto a Brécourt Manor

  • Búscanos en Facebook

  • Usuarios Conectados en Team Speak 3

  • El Camino a la Simulación

  • [WWII Coop 20] Asalto a Brécourt Manor


    El asalto al solar de Brécourt fue llevado a cabo por soldados de la Compañía Easy, del Regimiento 506º de Infantería Paracaidista (506º PIR) de la 101ª División Aerotransportada (101ª Airborne Division). El Día D, debido al caos generado por los ataques de los antiaéreos alemanes, los paracaidistas aliados fueron esparcidos a lo largo de Normandía, quedando la mayoría de ellos muy alejados de sus objetivos y de sus unidades. En concreto, el Teniente Winters quedó aislado junto a un soldado de otra compañía, el soldado John Hall, compañía A, hasta que pudo reunirse con algunos hombres de su compañía (quienes a su vez se habían encontrado con soldados de la 82ª División Aerotransportada, que debían haber saltado muy lejos de aquella zona). Los soldados de la Compañía Easy se fueron reuniendo hasta alcanzar la veintena de hombres, contando 2 oficiales (Tenientes Winters y Compton). Aunque no había noticias del Comandante de la Compañía (Teniente Thomas Meehan_III), el Coronel Robert Sink ordena a Winters que dirija a todos los miembros que había conseguido reunir de la Compañía Easy en la destrucción de unos cañones de 88mm (resultaron ser de 105mm). Además de este error en el calibre de los cañones, la inteligencia norteamericana no logró precisar el número de soldados enemigos que guardaban dichos cañones. Por este motivo, el Teniente Winters queda como Comandante de la Compañía hasta el regreso del Teniente Meehan, cosa que nunca ocurrió pues este había muerto antes de saltar del avión C-47 que lo transportaba, por lo que Winters quedó al mando de la Compañía hasta su ascenso.


    El soldado Hall, de la Compañía A, quien había estado junto al Teniente Winters desde que ambos aterrizaron en Normandía, se unió al grupo, puesto que aún no había encontrado a su unidad. Aunque a los miembros de la Compañía Easy no les hizo mucha gracia, Winters aceptó que fuera con ellos, considerando que cualquier soldado era importante teniendo en cuenta el reducido número que había logrado hasta ese momento reunirse en el puesto de mando.


    Estrategia

    Cuando los soldados de la Compañía Easy llegaron al lugar del asalto, el Sargento Lipton y el Teniente Winters avistaron los cañones, rodeados por una serie de trincheras para su mejor defensa, y se decidió la estrategia. El grupo se dividiría en 3: el teniente Compton asaltaría la trinchera por un lado junto a 2 soldados, el sargento Lipton abriría fuego de cobertura desde otro lateral junto al soldado Mike Ranney, mientras que el Teniente Winters asaltaría por un tercer lugar junto al resto de hombres.


    El asalto

    Aunque en un principio el asalto tuvo éxito, el hombre encargado de portar los explosivos para inutilizar los cañones, el sargento Lipton, quedó aislado en medio de un fuego cruzado junto al soldado Ranney. Los paracaidistas norteamericanos no sufrieron bajas en el asalto, tan solo un herido: el soldado Wynn fue alcanzado en el trasero, aunque pudo volver al puesto de mando por sí mismo arrastrandose por la hierba para no volver a ser alcanzado por el enemigo; el soldado Wynn no paraba de repetir al Teniente Winters que sentía haberle fallado, cosa que el teniente nunca olvidó. El soldado Hall (compañía A) llevaba dinamita consigo, por lo que pudieron inutilizar los cañones de 105mm antes de que el sargento Lipton lograra llegar a las trincheras. Mientras cruzaban de trinchera en trinchera, el Teniente Winters encontró unos planos, que resultaron ser los mapas con las posiciones de los cañones alemanes por toda Normandía, y que remitió a la inteligencia norteamericana al finalizar el asalto.


    Antes de poder tomar el último de los cañones, apareció el Teniente Speirs, Comandante de la Compañía D, con algunos soldados de su compañía a los que había podido reunir y asaltaron el último cañón. Según cuentan algunos soldados de la Easy, como Donald Malarkey quien fue testigo presencial, el Teniente Speirs quedó solo en el asalto del último cañón, pues los alemanes abatieron a todos sus hombres. A pesar de ello, Speirs logró hacerse con el control del cañón, creando en torno a sí mismo una leyenda como soldado imparable y valeroso (previamente se había creado fama de asesino, al no desmentir unos rumores que surgieron en torno a su persona y que lo culpaban de asesinar a unos soldados alemanes que se habían rendido).


    Una vez fueron inutilizados los cañones, los soldados estadounidenses abandonaron el lugar para dirigirse hacia el centro de mando, con la única baja del soldado Hall (Compañía A) y los chicos de la compañía D que murieron asaltando el último cañón, aparte del soldado Wynn, quien solo resultó herido. El asalto había tenido éxito, pues los 4 cañones fueron aniquilados.